18 de junio de 2008

La sinceridad de las mentiras

Detrás de la noche, las estrellas se esconden detrás de los astros
el sol desapareció y pareciera que vivir esta vida es en vano
se me ocurre subir al cielo, bajarte una estrella sin dejar rastros
o que la luna escriba en el cielo lo mucho que te amo.


En esta noche puedo decirte que sos mi amor y mi todo
el ángel de mi infierno, o el diablo más triste del cielo
aquel que aúlla en mi alma cuando descubro que te odio
o el que muere cuando siento que te quiero.

Y si sos la muerte, puedo volver a verte una vez más
y desear que todas las noches vengas a tocar mi corazón
para morir y no conseguir no perderte jamás
ser eternos y que el paso del tiempo no quite la pasión.

Y si te cansás de ser muerte y transformás en vida
quiero dejar de ser un alma que viva en algún rincón
para renacer y que seas el sol que ilumine mis días
aunque el paso del tiempo sea ingrato y quite la pasión.

Pero puede que logres sacarme y me vuelva una sombra
o uno que de vez en cuando te visite y te robe una ilusión.
No me importa que si tu boca no me nombra
el amor es lo que callamos y nos decimos sin razón.

11 comentarios:

Alatriste dijo...

¿Declaración de amor o reproche?
Sea como sea, prosa poética en estado puro.
Un placer volver a leerte, compañero y que no decaiga.
Te animo a continuar en la brecha.
Hasta pronto.

Vértigo dijo...

Eso es amor! Precioso.

De acá dijo...

Aveces el amor es silencioso...

no te parece¿



cai en tu blog x el blog de Siempre es Domingo



att.Gio

Gastón Martorelli dijo...

Alatriste: Un poco de todo, mi estimado Ramón. El amor algo sabe de reproches y de declaraciones. Esta narración ambigua tiene más de lo segundo, debo confesarte. Un placer leerte a vos, y espero que jamás decaiga. Un abrazo fuerte.

Vértigo: muchas gracias. Es tan difícil saber que es el amor. Para mí es esto, y me alegra que lo ves del mismo modo. Gracias por dejar tu huella.

De acá: es cierto, a veces es silencioso, y por momentos es fuerte, vehemente y revolucionario. Gracias por pasar, espero seguir leyéndote.

Inés Bohórquez dijo...

...Y si sos la muerte, puedo volver a verte una vez más
y desear que todas las noches vengas a tocar mi corazón
para morir y no conseguir no perderte jamás
ser eternos y que el paso del tiempo no quite la pasión...


me encantó este verso,
está sentido
intenso
acertado
exquisito.

como todo el poema por supuesto...


me encanta lo que le dices a alatriste, eso de que:
...El amor algo sabe de reproches y de declaraciones.

delicia de palabas que aman solo al escribirlas.
un abrazo y gracias poe visitarme.

Alatriste dijo...

¿Para cuándo otro poema que nos deslumbre?
La que no tiene que decaer es tu luna. Je, je, je.
Un abrazo y mi afecto más sincero, amigo. Hasta pronto.

Gastón Martorelli dijo...

Inés: gracias por tus palabra, es recíproco. Aunque el amor se encargue de ocultarse y de sembrar dudas, deja señuelos para descubrir el rostro que se esconde detrás de los velos.
Otro abrazo para vos.

Ramón: mis más sinceros afectos para vos, en cualquier momento viene otro poema, o alguna historia. Gracias por pasar.

Abril dijo...

No me importa si tu boca no me nombra!, simplemente perfecto. Al final el amor es solo eso, dar todo lo que tienes y esperar callado hasta que te devuelvan una sonrisa o una caricia.

Me encanta todo lo que escribes.

Muchos besos

Alatriste dijo...

Veo que el lavado de cara afectó también a este blog. Te quedó muy bonito. Pero vamos, los fieles seguidores te vamos a apoyar hagas lo que hagas con el diseño. Je, je, je.
Grande Fernandito Gago. De aquí a un par de años, el mejor mediocentro del mundo. Gran parte de la Liga blanca fue suya.
Un abrazo, compañero futbolero y que viva Maradona siempre, ese mágico barrilete cósmico.
Hasta pronto.

Sigrid dijo...

Qué belleza Gastón, me ha encantado.

Me alegro de que te hayas decantado ultimamente por la poesía. Tienes muchas huellas que dejar.

Un beso

elycosmetica dijo...

Verdaderamente, toda una declaración de amor.
La vida, cobra real sentido cuando se ama y se es amado.
Y cuando es así, la pasión no se pierde; tal vez, se modifica.
Hermosas palabras.
Ando recorriendo tu "cuarto menguante"; aquellas cosas, que por encontrarte no hace tanto me perdí de leer en su momento.
Como te anticipé, y mientras te tomás este descanso, que espero sea breve, me estoy deleitando con algunos textos anteriores.
Espero que estés muy bien.
Un beso grande.
Eliana