21 de julio de 2007

El hombre y el Pez

Es bastante complicado pensar en muchas similitudes a simple vista. Los peces viven en el agua, y si salen de ella, mueren. Nosotros todo lo contrario. Vivimos fuera del agua, y si entramos, puede que muramos. Seguramente menos instantáneamente que estos animales, pero al cabo de unos minutos, si. Tenemos diferente respiración. Nosotros tenemos respiración pulmonar y los peces, respiración branquial.

Como verán, éstas son algunas de las diferencias que contribuyen a que nosotros, pensemos de inmediato que casi no tengamos semejanzas con los animales acuáticos. Pero pesando, logré encontrar una similitud. Antes de desarrollarla, vale una aclaración: ésta es con algunos humanos que, desgraciadamente existen, pero que sirven para resaltar a los otros.

Alguna vez escuché que alguien dijo: "Los peces no tienen memoria...a los pocos segundos, olvidan todo, no recuerdan nada de lo vivido...". Esto, definitivamente, sucede con algunos humanos. Hay algunos que olvidan sus raíces, sus pequeñas (o grandes) utopías, aquellas que fueron, en momentos de juventud, parte de una ilusión que parecía inquebrantable. Ilusión que al cabo de unos años, por diferentes motivos, se volvieron altamente vulnerables a todo tipo de agresiones. Pero en aquel momento, nos mantenía vivos.

Hay, entonces, y más en estos tiempos, donde reina la Ley de la Jungla (gana el más fuerte y el que mejor se sobrepone a los diferentes obstáculos), personas que tienen la memoria del pez. Memoria que, repito, es casi inexistente, ya que a los dos segundos (o un poco más) olvida todo. Será por eso (no lo digo con la seguridad que corresponde, pero sin tanta inseguridad), que hoy estamos así. Si hubiéramos sido fieles a nuestros pensamientos o utopías, probablemente no se hubiera muerto la ideología, no se hubiera caído en los mismos errores, los cuales nos siguen doliendo como la primera vez.

Está en nosotros, los que no tenemos memoria de pez, trabajar y vivir para no tenerla, y hacer ver a las personas que la tienen, que están equivocados, y que no es una buena manera de vivir. Como dice el genial Gabriel García Márquez, "La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla."

Si somos peces, no tenemos vida...

7 comentarios:

Anónimo dijo...

El hombre y el pez
me parece una excelente enseñanza de vida que es digna de ser leida
felicitaciones!!

AguS dijo...

es una buena comparacion
original...
beso

La Mitad + 1 te ama,el resto te envidia dijo...

Felicitaciones Gastón
Excelente!

Ani
te paso mi blog para que lo mires..
http://lamitadmasunoteamaelrestotenvidia.blogspot.com/

Anónimo dijo...

SONIA dijo...
Gastón la memoria, es una amante celosa de nuestro futuro inmediato, hay que tratarla bien, alimentarla, pero no obsesionarse.

Saludos y gracias por tu visita a Mademoiselle.

Sonia

Anónimo dijo...

Fernando dijo...
gracias por pasearte por mis blogs...abrazos

2 de agosto de 2007 13:44

Anónimo dijo...

DémoNan dijo...
Pues a veces tener memoria de pez no sería tan malo para borrar algunos recuerdos... Gracias por tu visita. Besos.

3 de agosto de 2007 3:29

Anónimo dijo...

Paseando por tu nube dijo...
Tambien dice Fito&fitipaldi, que "por la boca vive el pez", por cierto preciosa canción. Y el gran Ismael Serrano, tiene todo un album que es "La memoria de los peces".
Muy interesante tu post, desde luego yo ahora vengo de hacer un poco el pez en las playas cálidas de nuestro Mediterráneo y no me ha ido nada mal.
Un beso

5 de agosto de 2007 12:30